viernes, 7 de diciembre de 2012

Hasta luego



Escribir: "ella se fue de mi vida en un abril y cerrar de otoños" y no saber qué pasó realmente, se fue un día y no sé muy bien qué parte del poema se llevó para siempre, sin embargo, sospecho que aún se le puede leer en el anverso. Tal vez sea necesario definir quién es ella, el lector puede hacerse una idea al respecto: una chica de 18 a 23 años, delgada y dueña de unos ojos insensiblemente hermosos, el lector puede hacerse la idea, quizás equivocada. Ella dejó una página al pie de otras notas (algoritmos para ser felices, cuentos para nadie). Algún lector querrá una transcripción exacta de las frases de aquella página:

Cuando leas esto, solo espero que las faltas ontológicas no sean las mismas que habitaron en mi lengua desde que nos conocimos, y quiero además, que leas esto como un hasta luego, quizás el último. Ambos escribimos algo sobre este día, creyendo que era la única forma de afrontarlo, inventándolo de un modo indiferente a nuestras pasiones, emociones o gotas de ruido que no somos. Me alegra saber que esto será quizás un poema menos, algún día lo leeré sin darme cuenta, esa manía que tienen los insensatos de ocultar una palabra en otra y decirla con los ojos cerrados.
Hasta luego, es un te quiero.

Escribir: "ella vive en el país del nunca amas" y no saber quién ha muerto, alguien lo sabrá algún día. Las palabras se ocultan, no es bueno que anden a lo loco molestando al invierno, hace falta mucho de los dos para saber qué fuimos, cuándo, tal vez un cono convexo al sentimiento, polar al desconsuelo, libre por suerte. No sé cuántas personas existan con el mismo nombre, cuántas insisten en morir al costado de una verdad, no sé qué parte del poema se llevó para siempre. Escribir, finalmente: "te olvido, entre tanto, de repente y hasta luego" y no saber realmente cuándo.

miércoles, 5 de diciembre de 2012

Decir algo

Lo importante es aprender a decir algo sin caer en sedimentalismos, ya sea un te quiero, un quédate un rato menos, un te amo o un adiós verdadero, lo importante es decirlo, qué más da.

Tango en común

Tenemos tango en común, que te preguntas qué arrabal dejará de ser invierno noche, qué poema alucinará entre tus piernas, qué noche libélula-gris de arena será para siempre contigo, tenemos tango en común que es mejor no saberlo.

domingo, 2 de diciembre de 2012

Una voz

Le dijo a mis palabras que un voz llegará algún día, le dijo casi en silencio que será una voz, mas no demostró la unicidad del equilibrio.

Entre tango

Entre tango, esquivo el adverbio, el verbo se precipita sobre el fiero cadáver, un sujeto invisible que yace bajo la lluvia, las ganas de volver son pasajeras, un amigo imaginario es quizás el único que olvida mi nombre, entre tango, espero el paso del siento, no toda sonrisa contiene un anochecer.

Abrazos cansados

Tengo los abrazos cansados de tanto recoger mariposas suicidas.

Pequeñas caricias

pequeñas caricias debajo de la luna
alguna noche noche una vez menos
pequeñas caricias y números enteros
debajo de la luna otra canción de cuna

pequeñas caricias debajo de la luna
alguna de ellas sobrará primera vez
sonríen las rosas que se mueren
debajo de la cuna otra canción de duda

pequeñas caricias otra caricia ninguna
sonríen los demás y el viento se resigna
otra calidad de muerte y viento pasajero

pequeñas caricias que mueren dudas
alguna de las aquí ausentes dónde
debajo de la luna luna otra vez menos.

Alguna noche



Alguna noche sin tilde
alguna otra lejana y pura, 
alguien, quizás desde la herida
recordará ningún poema triste.

Alguien desde tu ojos, 
para siempre, desde el invierno, 
olvidará corolarios y dudas,
alguna noche lejana y sueño.

Alguien desnuda tu sonrisa, 
qué difícil soñar en voz lejana, 
amantes de la noche, cuántas.

Alguna otra abrirá este viernes,
un café después del ayuno, 
le dirá que no es un sueño.

Liviernos

Fuego terco,
gran escalera una señora,
lugares posibles en una vecindad.

Fuego terco,
desdecir las voces,
acallar el labio rojo,

un sueño roto,
gran escalera una señora,
lugares posibles en una vecindad.

miércoles, 28 de noviembre de 2012

Te invierno

Te invierno tanto, demasiado debajo de la tierra, el color de las ganas de morir ha perdido el brillo, pero tu voz tiene una lejana forma de mirar el reloj. Te invierno para que sepas qué otoño te amé.

Acerca de tus lágrimas

No ocultes tus lágrimas en el mar, algún día no podrás reír y será tarde para ir a buscarlas.

Seremos tarde

¿Qué hacer si mañana a esta hora seremos tarde? La tumba no alcanza y no creo que haya sido diseñada para comprenderlo, la luz no se filtrará y será muy tarde, al menor susurro un quejido despertará las otras voces, el grito desde el cielo, el sueño olvidado y la canción de cuna. Será tarde para contarte la historia de tu vida o escribir dos poemas en tus brazos, dos y ninguna fiebre. ¿Qué hacer si mañana a esta hora seremos tarde? 

martes, 27 de noviembre de 2012

Acerca del miedo

No creo que sea pasajero, no creo que suba al tren y olvide los lentes en la repisa, junto al velador, no creo que tenga hermosas manos y fabrique con la mirada una lágrima, no creo que se esconda debajo de la cama para dormir tranquilo, no creo que venga de voz en cuánto, grite demasiado, no creo que algún dios triste y enano le haya llevado en brazos, no creo que desnuda tu mirada con una sonrisa incierta. Es un solitario esquivo, pero jamás camina solo.

Luego


Luego, donde rescoldos y arena, 
luego en gato voz, función monótona, 
un acertijo vacío, no compacto,
la risa de la fiebre perdura
el libre albedrío y un libro abierto, 
luego, esconde sus páginas.

jueves, 22 de noviembre de 2012

Sed tu nombre

Lo siento, tampoco sed tu nombre.

Prescindir de tu voz


Para la bella extranjera:
Puedo prescindir de tu voz, de las palabras, del eco deseo en mitad de la noche, de las ganas de besarte, de la noche desnuda, puedo prescindir de tu voz, de las vocales inciertas, del teorema del punto fijo, de todas las caricias que inventas, del día y de la noche, puedo prescindir de tu voz, de tu aliento, de los miles de bichos de matas con tu mano, de las cosas que uno olvida, puedo prescindir de tu voz, en vano libre de remordimientos, puedo prescindir de la mirada que escribes con tus ojos, de no ser el reflejo de la arena ni del viento. En fin, puedo prescindir de tu voz, puedo ...

lunes, 19 de noviembre de 2012

Olvidarse

Olvidarse de todo, pero jamás del poema que llevamos dentro.

Morirán de frío

He desnudado tus palabras, pero sé muy bien que jamás morirán de frío.

No es un poema

No es un poema para ti, no es un poema, simplemente es una dotación de palabras que no me pertenecen. No es un poema para ti, pero si quieres puedes leerlo en voz alta.

Frío

Es lo único que hielo ser en la muerte, nada es muy diverso, nadie es muy pronto, es lo único que hielo ser en la muerte.

Su nombre

Quisiera dejar de saber su nombre.

Demasiado tarde para escribir

Mañana nos quedará un tango o una tragedia, la risa en el desborde de las palabras celestes. Mañana conviene amanecer temprano cuando los recuerdos se olviden entre sí. Quizás sea demasiado tarde para escribir.

domingo, 18 de noviembre de 2012

Un poema para llevar

Un poema para llevar por favor, un poema para llevarte siempre y olvidarte algún día. Un poema para llevar por favor. 

Acerca de los poemas

Dicen que algunos poemas solo se pueden leer a la luz de la luna, otros solo se pueden escribir  con sangre en los dedos, por alguna inconocida razón son precisamente estos poemas los que te hacen feliz.

Cenizas

Escribo un te amo para cualquiera aunque sé muy bien que afuera las cenizas iluminan al mundo.

sábado, 10 de noviembre de 2012

viernes, 9 de noviembre de 2012

El tiempo

Tú, el tiempo y cuánto nos olvidó.

Sonrío a distancia

Alguna niña ha buscado mis dedos en la oscuridad, alguna esquina ocultó mi rostro, apenas si puedo intuir su sonrisa, ella sabe que sonrío a distancia, cuando una consonante lleva tilde es mejor olvidarla.

miércoles, 7 de noviembre de 2012

Mi canto

Aunque mi canto suene a gemido, tu llanto no rima libre ni dibuja fantasmas azules en tus labios, no creo amarte para siempre, aunque mi canto sueñe gemidos de tus labios azules.

La luna sonríe casi siempre




La luna no dibuja tu sonrisa,
el verso ha perdido la fuerza 
y el resto de las canciones no sirven de mucho
el llanto no es una lluvia personal. 
 
En el cuarto piso de mi inconsciencia yacen algunos borradores,
busca por entre misas en latín y las ganas de quedarse dormido sobre el vino
busca por entre las cosas que desvirgan la razón,
el cielo es el infierno juntos, teme estar sola.
 
La luna no dibuja tu sonrisa
el verso se ha perdido en un instante de no siempre, 
 tu vagina contiene otros falos indecisos
tantos falos como cicatrices tiene una caricia.
 
La luna ha escogido el nombre que le dimos al semen para su cuarto (hijo) menguante
ella esconde tu sonrisa, no sabemos quiénes somos, 
busquemos un poco más, el mar parece haberse equivocado, 
la luna sonríe casi siempre, hoy día parece más hermosa.

Abriremos el libro

Abriremos el libro y cualquier hoja nos dirá de qué color es la sangre del enemigo, cuántas palabras de odio son necesarias para ser feliz, abriremos el libro y algunas de las respuestas ya se habrán ido.

domingo, 4 de noviembre de 2012

martes, 30 de octubre de 2012

El invierno nos olvidó

Escribí con semen y con tu sangre una sola vez, pero el invierno nos olvidó.

Palabras inciertas

Las palabras inciertas, el desalojo de la memoria y alguna otra que lleve las ganas de vivir en el bolsillo izquierdo del desdén, las caricias abrumadoras cuando el sol de la mañana ahuyenta los malos pensamientos y uno puede pecar alegremente, las palabras tristes que el invierno consuela con los ojos, el destino, la no soledad de escribir hasta muy tarde, el no soy cuando te amo y todas las palabras que sobran cuando no estás, inciertas, lejanas, arrepentidas, tantas y tantas comas y puntos depresivos, el color de la luna angustia y busca un lugar donde la memoria sea frágil, frágil, frágil, despierta de tus sueños batracios, duerme a mi costado, emplea el último fragmento a tu favor y olvídate, ni tu voz ni los gusanos te justifican, ni la taza de café a media mañana, ni el desborde frente al caos, me haces falta, me haces falta y no sé quién eres, no sé a quién le escribo, a quién desconozco por las noches y no sé quién es la que olvida mi semen, palabras inciertas desprovistas de todo amor verdadero, de todas las voces que invento, el algoritmo es cruel e interminable.

Ella y después ninguna


Ella, alguna otra, apenas una flor herida y tal vez hiriente, fría como las caricias. Ella y después ninguna. A veces, finge esconder sus lágrimas en las notas a pie de página y olvida su destiempo en el papel, desdibuja algún deseo y sueña en vez de amar, sueña con otro mar, tan lejana como las desdichas. Ella, alguna otra sobre el papel y después ninguna.

lunes, 22 de octubre de 2012

Qué decir

Qué decir, prefiero morir, prefiero algún otro sótano, algún otro libro, algoritmos varios para mantener la cordura a raya, para mantener la respiración debajo del agua. Qué decir, a veces es muy raro, pero quisiera dejar de escribir.

Algún otro reloj


Desnuda el principio, equivoca todas las noches y escribe a la luz de la luna. Un reloj esquivo asienta con las manecillas manchadas de sudor y de sangre, no sabe cómo. Desnuda todos los segundos, los ecos y las tildes, algún otro reloj de arena llora sangre porque han desaparecido sus manecillas y todos los demás se burlan de su infortunio. Desnuda este párrafo y marca aquel número indecente, cualquier múltiplo de dios o algún otro que descanse en un conjunto convexo. Desnuda el final.

sábado, 13 de octubre de 2012

El azul no te pertenece

Es todo, no siempre, el vino, la sensación y las ganas, tu mirada, es demasiado, tus palabras no existen, pero las recuerdo en las noches, el azul no te pertenece.

A propósito de tu sonrisa

Existe una llovizna que humedece el papel sobre el que escribo, los rayos de la luna son tan diversos y el viento se llueve alguna de tus sonrisas.

miércoles, 10 de octubre de 2012

Particularidades de la nostalgia

Algún día el verso comprenderá que las particularidades de la nostalgia no son caricias de rimas consonantes ni vocales heridas en la garganta, son solo notas impersonales y moribundas que la memoria se niega a dejar de recitar.

Entre tanto

Entre tanto, escribo entre las notas de jazz suicidas, entre tanto, esquivo aquellas palabras viernes que agonizan despacio, los diptongos suceden cuando la respiración decide por nosotros. Entre tanto, escribo muy poco, casi siempre en tu nombre y algunas veces para nadie.

No soy el verso

No soy el verso, no eres antigua ni sonrisa, no siempre amanece y alguna ternura descansa frágilmente. No soy el verso, no eres libre, los poemas te atan a cualquier otra distancia.

sábado, 6 de octubre de 2012

Uno decide morir

Escribo acerca de las cosas que uno decide morir, escribo con las manos sobre la herida, lejos de las palabras de amor, a veces, sin dudas a mi alrededor, tan ausente como tus labios, escribo en algún no siempre, por ahora. Escribo acerca de las cosas que uno decide morir.

He dejado de reír

Camino despacio, camino al ritmo del último fragmento. He leído en tus labios un poema distante, lejano, tu sonrisa es la misma, tu voz invade como nunca, pero he dejado de reír.

Un verso agonizante

Un verso agoniza entre risas y caricias ausentes, déjalo morir, déjalo solo. El silencio le hará compañía, además este mundo ya no vale la pena.

Olvidarse del frío

Para la bella extranjera:

Un guion indeciso, el algoritmo en clave de sol y la lluvia se desangra. Un acertijo, el gusano se ha puesto una bufanda, el viento le señala algún recodo luego, quisiera caminar y olvidarse del frío.

miércoles, 26 de septiembre de 2012

Tus ojos, mis poemas


Para la hermosa que viste un sweater
e inventa una nostalgia en la misma tarde.

Haciendo que el orgasmo sea literal, 
que la canción de cuna espante los miedos debajo del renglón, 
que todas las canciones se puedan olvidar, 
haciendo que la convexidad de algún cubierto sirva para algo,
que alguna flor amarilla, tal vez de sierpe,
imagine nuestro fin, que la tormenta sea un vaso de nostalgia, 
y entonces una mirada, tus ojos, mis poemas.

lunes, 24 de septiembre de 2012

Rezagos de un tuitero


Eres un poco mucho más hermosa que la belleza perfecta. #paraella

Leí tus lágrimas de principio a fin y no entendí una sola gota.

El amor de tu vida no lee tus poemas, solo los inspira. #tampocoteamo

Me gustas como siempre, casi nunca y después, cuando algunos poemas se hayan olvidado.

Me dijeron que el amor no tiene fin ni existe para contarlo.

El amor se suicidó hace mucho siento.

Cuando tuiteo es como si despertara el no poético.

El amor de tu vida sí existe, eres tú el que no existe para el/ella. #teamonuncasiempre

Amarte como si las rosas sirvieran para algo. #teamonuncasiempre

Voy a respirar tu aroma y olvidar que las rosas existen.

Me dijeron que no te amo cuando escribo en madrugadas lejanas como las palabras escritas sobre tu piel.

Existe una persona a quien espero día y derroche, llueve cuando el viento no tiene cómo respirar. #paraella



viernes, 21 de septiembre de 2012

Silencio destierno

Hoy te escribo aunque haga falta un silencio destierno y el cuento para nadie amanezca libre de particularidades siniestras.

Olvido con adioses

Para S.
Te cuento y olvido con adioses. Hoy las velas también apagaron las cenizas y no sé cuántas noches más seguiremos dormidos.

Perdón por los poemas

Perdón por los poemas, no supe conservarlos libres de remordimientos.

Azul

Azul y no de inviernos, un lugar amanece, el sueño, no siempre.

Otra vez tu nombre

Te amo. Otra vez tu nombre, otra vez el viento conlleva todos los desvelos, un lugar camina contigo.

miércoles, 19 de septiembre de 2012

La bárbara y enorme pedrada


  • Mis violentas flores negras; y la bárbara
  • y enorme pedrada; y el trecho glacial.
  • Y pondrá el silencio de su dignidad
  • con óleos quemantes el punto final.
  •  César Vallejo.
Afuera, alguien conserva la distancia, 
solo uno y tú afuera, el invierno tiene otro nombre, 
menos visceral, un triste por ciento más hermoso, 
la boca de tu boca tiene un cuerpo vigoroso, 
tus labios, otros labios, aun más lejanos que tu lengua.

Afuera, un abismo es apenas una rendija hacia el presente, 
de caer, no soltemos las palabras, juntos, legado de silencios, 
y la serpiente tan indiferente como nosotros mimos, 
uno muere de ternura en tus manos sin soltar el abecedario,
y sonríes, sabemos que la distancia nos relega de antemano.

Afuera, alguien, quizás uno de los dos, dibuje cada tanto
un signo de interrogación, el viento se desnuda ante nosotros, 
el abismo nos espera, caer en voz baja, juntos y despacio,
no soltemos las palabras, juntos legado de silencios,
pero somos felices, mañana el invierno tendrá otro nombre.







Llueven dentro

Todos los adjetivos llueven dentro.

domingo, 16 de septiembre de 2012

Veneno despacio

Le escribo de vez en cuando, casi siempre y después de las palabras. Una frase esquiva esconde mucho menos de lo que imaginas, pero tu voz es frágil y el susurro es un veneno despacio. 

jueves, 13 de septiembre de 2012

Tus lágrimas

¡Es tan misterioso el país de las lágrimas!
                          Antoine de Saint-Exupéry.

A veces tus lágrimas duermen en mis ojos.

domingo, 9 de septiembre de 2012

Lejano beso


Una fotografía en tu mirada,
un regalo de antiguos y legendarios,
el cristal refleja apenas un destino
y el lejano beso es un reflejo,
muy por encima, tu voz andante,
arcano signo de intención regresa.

Una pupila como la de un martes,
fina e infinita, aquella línea del ocaso,
y tus labios tiernos, ausentes de sangre,
una mirada distante y tus palabras,
intactas en la retina, en la mirada
que ambos ocultamos en ningún lugar.

Una caricia artista sobre tu cuerpo,
lienzo enigmático, interior gusano,
en tu sonrisa frágil algún otro cuento,
un te amo para alguien, tan lejana,
tanto, cuántas ágiles voces claman
que juntos olvidemos rasgos amargos.

miércoles, 5 de septiembre de 2012

Detrás de este poema

Detrás de este poema yacen todas las palabras que el siento no quiso llevarse.

Otra pérdida etérea



Me acerqué con el miedo en los hombros,
el dios santo en tripartita menta
y los ojos de todos en mi flagelo de poeta
hecho de torque y roca.

Mis pasos giraban en cercanos enigmas
y argüí venteros y caminos
por acercar mis palabras
a tus ojos, piel milagro

la ventana abierta tomó el curso de
lo indecible, la emanación del cuarzo,
las horas antes de hoy, mañana.

Estoy junto a tu voz, y no imagino
hablándote en pasivo y lejana,
sintiendo otra pérdida etérea.

Demasiado amarte

Cuando leas esto quizás sea demasiado amarte, temprano y comencemos a morir muy lejos. Cuando leamos esto juntos, seremos un par de niños alegres sin sentido, el frío no tirita al compás de los ecos sucesivos. Cuando alguien levante este supuesto y decida no caer en realidad, el abismo habrá despertado en nosotros, no sabremos cómo regresar. Cuando leas esto quizás sea demasiado amarte.

martes, 28 de agosto de 2012

Amarte a mansalva


Amarte a mansalva y devorar cada una de tus pieles,
juntos darnos cuenta del abril y de las cartas desamor en vela
así, juntos y negarnos lo demás, el escenario acude y desnuda,
amarte en voz lejana, apenas un evento aleatorio e insano.

Juntos darnos cuenta del abril y de las cartas desamor en vela, 
asir tu cuello y entretejer en tu vientre, en tu piel otra vez gemidos, 
juntos y lejanos, con la saliva en el orden perverso de mirarnos
separar tus piernas, prescindir de las palabras tiernas en celo.

Así juntos y negarnos lo demás, el escenario acude y desnuda, 
orgulloso de las ganas y el pincel sobre tu espalda, libertinaje, 
aquí, devoro entre nostalgias un poema culpable de no atarte.

Amarte en voz lejana, apenas un evento aleatorio e insano, 
dar de bruces y levantar el dedo, la herida sigue libre y sueña, 
sigue tu gemido y vuelve, cambia tu piel por otro orgasmo.


Nunca para nadie


A veces le escribo a alguien
quisiera saber a quién
le escribo y no reparo en adjetivos
ni en aquellos detalles que desdicen lo que fuimos

A veces le escribo y somos  dos los que leemos
no tardes en desfallecer, el viento puede esperar
si mueres que sea tarde y luego
quizás con ese alguien que eres tú y nunca nadie

Alguien lejano, tan lejano que no sabe mi nombre
alguien para no hallarle, tan lejano como el invierno
a veces leo lo que podría escribir frente al espejo
nunca para nadie, entonces comprendo su ausencia

A veces le escribo a alguien
quisiera saber a quién.


domingo, 26 de agosto de 2012

Cuando describa tu voz y me resigne



Ya verás cuando describa tu voz y me resigne
el clavel es una rosa asustada
vendrás algún día y olvidaremos, mañana tal vez no
la vida se alimenta de verdades mientras duermes
ya verás cuando describa tu cuello y me reserve
tu piel es tan distinta cuando gimes 
ya verás cuando en tu vientre oculte un verso
tu voz es tan frágil por el hallazgo
ya verás cuando describa tu silueta y me resigne
el reflejo del espejo conserva la belleza, pero no la distancia.

sábado, 25 de agosto de 2012

Mi sueño


Mi sueño es tu suelo, mi sueño no existe deprisa ni canta cada mañana como enamorado indecente, mi suelo es tu suelo, no pienses en ello, no sueñes conmigo, mi suelo es tu sueño y detrás no lo sé, y tanto escribirnos para leernos cuando el espejo sirva de lienzo al inexistente aliento.

Camina a mi costado


Camina a mi costado, un costado libre,
tantas calles y yo escribiendo tu costado
compagino las veces de andar.

Tantas calles y tú en invierno sangre,
comprendemos el anverso y no las ganas,
camina a mi costado donde quieras.

Camina a mi costado, sin saberlo,
tantas camas y el sudor intacto, lejos,
compremos un mejor tal vez.

Comprendemos un destierro, cuánto,
tantas calles y yo escribiendo tu costado,
camina donde hieras sobre hiel.




lunes, 20 de agosto de 2012

Django Reinhardt - I'll See You In My Dreams


Tu voz es aquí


Tu voz es aquí. 
Tu voz es aquí.
Días y días sueñan lejanos.

Me acostumbré a no verte mar.
Tu voz es aquí.
Días y noches sueñan lejanos.

Acontece tu vientre un poco más.
Tu luego es aquí.
Días y noches sueñan lejanos.

A veces viene alguien y eres tú.
Tu voz es morir.
Días y noches, sueña lejana.

Tu voz.

domingo, 19 de agosto de 2012

Algunas formas

Al viento, ligeramente.

Se escurren todas las formas,
un albino de pies y manos tristes recurre a escribir con acertijos,
dobla la servilleta y olvida lo único que le hace falta para ser feliz.

Se escurren las formas y todo,
un amigo de la infancia ha respondido una de mis solicitudes,
dejó de ser mi amigo para devolver unos cuantos kilobytes.

Se escurren las normas y todo,
una señora no perdona, lee el diario con resignación y suspira,
tal vez no recuerde su nombre, pero conoce demasiado una letra.

jueves, 16 de agosto de 2012

Charlie Parker - I've Got You Under My Skin (1954)


Soñar con la suerte


Soñar con la muerte es tan fácil
conviene no cerrar los ojos,
soñar con una partícula insignificante
y no llamarte en mitad de la tormenta.

Soñar con la suerte es tan fácil,
contradigo aquello que sostiene un eco,
soñar largo y espléndido con nadie
y todavía no amanece para no escribirte

Soñar con una pared esquiva y grácil
conviene absolver las dudas
incluso resistir en el convexo sentimiento.

Soñar con la muerte es tan fácil
convierte mis deseos en ganas de nada
también detrás del espejo donde sueñas.

miércoles, 15 de agosto de 2012

Así soy yo


Así soy yo, cuando no eres, cuando clama un acertijo sin voz de trueno y estalla tan cerca de nosotros, quieto bajo la lluvia. Soy yo, el que escucha jazz sin necesidad de madrugadas, el que te habla desde cualquier esquina y asume su función de silencio en el tramo más hiriente del poema, aquel que rima sin voz ni llagas, así, casi sin palabras.

Blues for Alice



Blues for Alice
Charlie Parker

Amar de piedra. Levantar el saxo,
sostener una nota y dejarla caer,
y no saber qué hacer.
Para alguien, para nadie y por ahora,
dudemos de nosotros, verbo innecesario.

Una nube de algodón
que descanse temprano y despierte tus ojos,
que te ame ayer.

Levanta este compás y truena,
bocado, beso y límite tercero,
truena, intacto clavel de rosas,
el sonido también conoce cuántas noches.

Clavel enamorado de otras cosas,
uno y solo ninguno, más de lo necesario,
cuando te escriba sin acentos
de animales que obran con voz propia y pregonan adioses,
tan faltos de lenguas verdaderas
como esa nube de algodón que no sabe cómo llover.



martes, 14 de agosto de 2012

Un pedazo de papel

Tomo un pedazo de papel y me percato que las gotas de tinta pesan menos cada día.

Dejé un espejo en tus ojos



Dejé un espejo en tus ojos, 
ve, fluye, canta, ríe
y esconde todas las voces.

Dejé un espejo en mis ojos,
ve, huye, mata, sonríe
y no sé donde te amaré.

Dejé tu espejo en mi reflejo, 
ve, fluye y canta conmigo
otra vez y mañana también.

Dejé tus ojos en mi espejo, 
ve, fluye, canta conmigo
y esconde todas las voces.

Dejé un reflejo en tu reflejo,
ve, fluye, canta, miente
y no mueras al verme lejos.

miércoles, 1 de agosto de 2012

Partida lista/perdida

Partida lista,
equivocado enigma,
un niño compra un haz de luz y muere despacio,
muere desprecio al contemplar algún recodo.

Partida lista,
indecencia en el banquete,
el reloj parece haberse equivocado,
marca una y otra vez, a cada tierno engendro,
un segundo nuevo, distinto, amarillento y color deseo.

Partida perdida,
estigma desprovisto,
una mujer sonríe esquivamente,
toma tu mano y después decide dormir a tu lado,
una mujer, tal vez ninguna, conserva tu nombre.

Partida perdida,
deseo antiguo,
tu sombra concilia el duelo, alegre por ahora,
una sombra, tu nombre, en desuso tu sombra,
conviene limpiar la luz de los engendros.

domingo, 29 de julio de 2012

Digamos muy poco


Digamos una mentira, 
calcinemos el recuerdo con mentiras, 
digamos, por ahora y entre tanto 
un sueño batracio, despacio.

Digamos muy poco, 
miremos mucho y callemos cuentos, 
digamos, por ahora y entre tanto
un probable cuento, desprecio.

Dudemos una muerte, 
miremos en rededor las palabras, 
soñemos, por ahora y entre tanto.

Dudemos una vida, 
miremos, por ahora y entre ambos,
un soñemos casi nuestro.

miércoles, 25 de julio de 2012

sábado, 14 de julio de 2012

Ahora cuando miento y te quiero orgasmo.


Antes no, 
más tarde quizás,
rodemos por las noches
acabemos por hoy,

rocemos las costuras de la cotidianidad 
caer, digamos noche caricia, tal vez, 
antes no, mañana tu sonrisa, 
ahora cuando escribo todas las palabras, 

siento tus dedos y la oscuridad, 
acabemos con las noches, 
rodemos muy cerca, torcer los sueños, 

antes no amanece ni llueve, 
más tarde quizás, 
cuando las ganas liberen el recuerdo, 
ahora cuando miento y te quiero orgasmo.

martes, 3 de julio de 2012

Precisamente escribo


Precisamente escribo y esta coma repite los sinsabores
del verso, vecino al dolor hermano, antes olvidemos,
antes acaricia y miente, antes, mucho antes de dolernos,
alguna ese reescribe los dolores de no habernos tanto.

Precisamente escribo y desdigo mitos y leyendas,
retengo tu forma de amar y grande es la distancia,
la lluvia apenas si contiene una vaga sonrisa tierna
y recuerdo que eres un eco del primer amor o no.

Precisamente escribo, aquel también dibuja raro,
sobre tu cuerpo, un espejo para obviar lánguidas
criaturas terrestres que olviden al son de inviernos,
mis versos mortuorios y tu risa sobre el obituario.

Precisamente escribo y asumo mi densidad ternura,
también el verso invade con recuerdos cuando sueño,
cuando dibujo un beso sobre tus ojos y algún olvido,
cuando sueño con tus lilas y cierras aquí tus párpados.

Precisamente, te inscribo un verso, testigo del fuego,
escribo sobre tu cuerpo y en tus lágrima fluyen venas,
densidades de rencor y algunos puntos innecesarios,
cuando sueñe con abrir tus ojos cuando sueñes muerte.



jueves, 28 de junio de 2012

Espero pacientemente

Para S.


Espero parientemente tu nostalgia,
las gotas de lluvia nos dejaron caer

espero pacientemente
que las agujas del reloj de arena 
marquen la hora exacta para amarte 


espero parientemente tu sonrisa,
las hojas de los libros por leer 
van y vienen, y tu no estás

espero que leas estas últimas palabras 
y cada amanecer pregunte también 
por tus orgasmos, quizás mañana.

miércoles, 20 de junio de 2012

viernes, 15 de junio de 2012

Fiel gitana


Fiel gitana, un paso dedo,
hurgar tu vientre y amanecer humano
es perder el siento en cada mísero cuerpo a cuerpo.

Fiel gitana, lame todavía cruel, 
echando atrás la suerte y el dominio,
perder tu nombre y el recelo, sueño a sueño.

Fiel gitana, un dedo, tu dedo, 
tal vez dos o menos, señalen perversamente luego
aquella sentencia intacta al desorden, cuerpo a cuerpo.

Fiel gitana, acomoda este verso, 
perder contigo una coma y aparentar un caer insano, 
aquella tal y como sufre, te cuánto y más te inquieto.

Perder tu nombre y el recelo, sueño a sueño,
es perder el siento en cada mísero cuerpo a cuerpo,
fiel gitana, lame todavía tu nombre cruel y esta lengua.

Hurgar tu vientre y amanecer humano,
tal vez dos y amarnos, olvidando por ahogo este trueno, 
fiel gitana, tal y como en sueños, despertar de tu letargo.

Fiel gitana, acomoda este verso, 
perder contigo una coma y aparentar un caer insano, 
amarte aquí, luego y olvido, dejando una vocal sin norma.

martes, 12 de junio de 2012

También olvida

Te quiero cada siento tierno, me equivoco y acierto. Te quiero como si ninguna de estas palabras viniera del silencio. Te quiero, pero cada tierno poema también olvida.

viernes, 8 de junio de 2012

Divago y enfermo



Aquí el frío corrige todo lo bueno 
humana vena y cardos lastres piedras tú,
que alguna vez hicimos, corrige y desdice todo, 
aquí se pierde de vez en cualquier manera
te quiero cuando divago y enfermo, 
así, quiero en medio cuando las formas
de contar una y otra vela se enciende y hoguera
repara en caer de bruces en vez de señalar el dedo.

Te quiero, pertenece a algún sentimiento vano
indecente aquel verbo que esconde en rededor 
y dejado de lado por otro verso menos cruel,
tanta cualidad de maldad en rodajas enfermizas
un verso frío que entienda la hoguera sonrisa.

Aquellas caen y vuelven a elevarse atrás, aquí, 
te quiera de repente y fiebre y casi nada menos, 
donde has ocultado también mis viernes, 
pero te escriba un gitano octubre cuando quieras.

He dejado entre sílabas y he dejado de quejarte 
las formas y el enigma insano, frente al deseo, muere,
de tomar tu palabra y callar un poema cualquiera 
renace tal vez cuando uno reza y cadena amante.

martes, 5 de junio de 2012

Love is the answer


He venido sangre



He venido sangre y habita un fango
he venido sangre sobre las fuerzas del ningún lugar
ha venido la espina y yace aquí
ha venido una voz tan libre y propia.
 
Quizás la sangre tampoco habita sobre este lunar
ha venido una pareja de mentiras y ya ves 
cesan las ganas y toman un nombre río
que baja por las cascadas y fluye cuánto.
 
He venido sangre sobre tus labios 
humana cada vez menos libre
he venido sangre sobre tu piel 
quizás no habite tampoco sobre este amar.

domingo, 27 de mayo de 2012

Carta N° Viernes


Querida S.L.

Aquí, los días van y vienen algunos recuerdos. La luna recibe tantos suspiros y acongoja en su escondite los poemas tiernos que olvidaron todos aquellos que lamen su fulgor con la mirada. Aquí, te decía, los días van y el frío viene, no me molesta, lo sabes, hace un ruido tan insignificante que basta con no salir desnudo para no escucharle, aunque a muchos otros le sangren los oídos. Es como si un viento vegetal, azul y rojo, me devolviera las palabras que entregué. Ahora utilizo un verde "te quiero y no sé cómo" para escribirte. Sé que sobre tu escritorio ya no descansan los poemas que escribí en un arranque de cordura, acerca de tus manos y la ternura de tus mentiras, tan cerca de tus párpados como era posible.

Sospecho que aquellos poemas duermen en algún otro rincón y sueñan poco y mal. Pobres, no aprendieron a despertar de los sueños malos. Jamás les enseñamos. Es tan fácil, tú lo sabes, sólo basta respirar profundo y pensar en una de esas cosas que te hacen reír, una caricatura, si así lo quieres. Luego, conviene olvidarla, y mover los dedos al compás de alguna Polonaise de Chopin. Por último, cerrar los ojos, a veces uno sueña con los ojos abiertos y desiertos, después es probable que despiertes sin recordar lo soñado. Es muy efectivo, sobre todo si se practica a diario, jugando a cerrar cicatrices y matrices cuadradas.

Aquí, te decía, ya no se me da por escribir. He dejado una larga escalinata de poemas y tal vez dejé de recordar, al menos por hoy. Aquí, los días van y tu recuerdo viernes es tan fuerte que deja manchas jueves y martes por doquier, tan difíciles de olvidar como aquellas voces de jazz que invaginaron en tu cuerpo. No se cuántas caricias por centímetro cuadrado me brindaste ni se cuántas gotas de tinta derramé sobre el reflejo de tus ojos. A veces, olvido lo mucho que nos leíamos, de perfil, de frente, de espaldas, buscando un ángulo imperfecto en la oscuridad y olvidando al instante las palabras.

Aquí, los días van y vienen algunos recuerdos, dos o tres. Ahora te escribo con un verde indeciso, es bueno, pero no aprendió a conjugar algunos verbos y los cuentos le salen al revés. Sufre y se queja demasiado y tal vez dejó de ser "te quiero". Dejaste de leer los diarios y los truenos, y apenas si recuerdas aquellos poemas publicados hace mucho tiempo, mucho antes de conocerte. Aquí los días van y vienen algunos recuerdos. Aquí, justo alrededor las costuras del pecado, los días van y tú no vienes.

Libeasler.

sábado, 26 de mayo de 2012

Poema incierto 2.35


No hace falta decirte mucho,
es la parte que olvidamos ayer
aunque creas que has muerto sin saber,
sin decirte antes lo menos que te quiero.

No creo que las voces mueran de soledad,
pero es terrible escuchar tus dedos,
ese susurro infinito inaudible y tuyo,
no creo que te quiera tanto como te escribo.

Si alguna vez olvido y este verso
suena a teorema vano e inútil,
quiero que me leas como nunca.

Si alguna vez me olvidas y ese verso
sueña contigo rara vez, entonces amarte
será una de las cosas entrañas y velos.

viernes, 25 de mayo de 2012

Poema innecesario


A compra camisas
B ha vendido su calma al diablo
C observa y equivoca los precios
D viste de saco gris

A decide ser agnóstico
B decide ser ambidextro
C dice ser diestro y yuppie
D cide ser humano
¿D es feliz?

A compra un paquete de nostalgias en la bodega
C cursa el primer año de recuerdos
D viaja en tren y no compra adioses pero cree
B ha perdido su nombre y no le interesa

A escribe sobre B con muchos paréntesis
B escribe una carta para A. solo una
C lee dos cartas que B escribió para A
A cree ser feliz por no haber recibido carta alguna

¿qué necesidad tienen los nombres de hacernos infelices?


martes, 22 de mayo de 2012

Tengo ganas de volver

A veces tengo ganas de volver, y me pregunto cuántos versos más se necesitan, cuántas vanas melodías son necesarias para acallar las últimas palabras. A veces tengo ganas de volver y me quedo mirando en rededor, las últimas costuras que mi realidad le hace a las cosas cotidianas, aquellas cosas que uno olvida cuando sale a caminar. A veces, tengo ganas de volver, encender algunos versos en no más de ciento cuarenta caracteres y sentir la indiferencia de los sueños hechos realidad, y tomar algunos breves rencores, esos que hablan sin mucho qué decir y amanecen con la voz ronca. Luego, recuerdo que ya no escribo en madrugadas y se me pasa. A veces, tengo ganas de volver a escribir ciento sesenta humanas letras, dejar sobre el papel mi santo y seña, y preguntarle a tu indiferencia cómo se siente, después de haber colmado de inútiles versos los días de verano.

A veces no tengo ganas de volver. Regreso del ansiado ningún lugar y me quedo en silencio sin más qué nacer, sin más que la simple escritura indecente. Regresamos a media mañana, cuando algunos han partido a otro lunar menos irreal.

lunes, 21 de mayo de 2012

Se que no buscamos el cuchillo entre los dientes



Se que no buscamos el cuchillo entre los dientes, 
hemos perdido de vista todo conjunto convexo,
a veces se liberan las ganas de odiar y vectores,
se que no buscamos al individuo entre cientos.

Se que no buscamos el cuchillo entre los dientes, 
yace debajo de nuestra piel, herida instante previo, 
a veces también olvidamos la costura del desdén, 
se que no buscamos el cuchillo entre los cielos.

Hemos perdido de vista nuestros propios ojos, 
ya no alcanza con el tañer óxido de la sonrisa
ni con el mirar despectivo de los ecos cortos.

A veces se liberan las ganas de odiar y odiamos, 
se que no buscamos al individuo en el silencio,
y en silencio buscamos nuestros propios ojos.

sábado, 19 de mayo de 2012

En esta humedad

En esta humedad se fingen los más puros ...
puntos defensivos para no cometer el vino en la coartada
en la fuente de luz se dibuja una mañana tan ingrata como la de ayer
en esta humedad el río sueña y no quiere ceder el siento

En esta humedad se fingen los más púdicos ....
puntos expresivos para no y para siempre
las doce en el candor de mirar la tierra y humedecer
el vino con pan y algunas lúgubres figuritas de verdor

En esta humedad se fingen los más puros ....

viernes, 18 de mayo de 2012

Que nadie conserve mis palabras


Espero que nadie conserve mis palabras,
cuándo has visto a un ruiseñor cantar
a la sombra de un acanto y morir de soledad.

Espero que todo esto regule
las estaciones tranquilas de la eternidad.

Así, dibujo un gato en la cabecera de la cuna
y miento acerca de nuestro futuro tierno.


miércoles, 16 de mayo de 2012

Poema malnacido

Tengo un poema malnacido, con tantas faltas ontológicas y adverbios insanos que dejé de escribir para leerte, para volverte. Aunque no te recuerde. Puedes leerlo, si prometes olvidar todo lo que te ame y sangre conos polares del recuerdo, ese conjunto vectores indecentes que manan por entre tu nostalgia.

martes, 15 de mayo de 2012

Prosas que desnudan al reloj

Ella pasa e inventa algún universo sin comas ni argumentos radianes. Ella sueña con deshacer las costuras del pecado e hilvanar con su mirada algún otro desencuentro, sueña despacio, casi en silencio. Acaricia el libro con sus ojos, y desentraña las últimas palabras, parece poco. Acontece de día y de soledad, calma el vaso con una pequeña oquedad, y escoge, una a una, las palabras que se niegan a nacer. Ella pasa e inventa algún universo ante mis ojos y destruye aquellas prosas que desnudan al reloj.

domingo, 13 de mayo de 2012

Llueve tu recuerdo


Llueve insano y trama el vaso
una desidia más visceral que la carnada,
truena el vino y casi siento tu mirada
al filo, y envenena vértices orgasmos.

Llueve menos y me digo:
qué tanta nave y fuentes de colores,
olvidando por ahora los acordes,
cuánto ego esquivo invaginamos.

Llueve y siento tus caricias,
como quien sostiene el pasamanos,
alguna otra dificulta lo soñado.

Llueve y siendo tus caricias,
alguna otra sensación invade,
siendo esquiva, tú más que nadie.

jueves, 10 de mayo de 2012

Lluvia

La lluvia se desangra y nosotros ni siquiera le buscamos la herida.
La lluvia se desangra y nosotros ni siquiera le buscamos la herida.
La lluvia se desangra y nosotros ni siquiera le buscamos la herida.
La lluvia se desengaña y nosotros ni siquiera le buscamos la mentira.
La lluvia desentraña todos los recuerdos y nosotros ni siquiera le buscamos un nombre.
La lluvia se desangra y nosotros ni siquiera le gustamos la herida.



domingo, 6 de mayo de 2012

Te quiero hoy y mañana tan vientre


Te quiero hoy y mañana tan vientre, tan dentro de las palabras y por fuera de las cosas, al asomo de los fragmentos. Te quiero, mañana y ayer, tan fuerte de vectores ortogonales al desdén y de caricias gradientes al orgasmo. Te quiero hoy y mañana tan vientre.

sábado, 28 de abril de 2012

Dinámica del verso


El verso no se detiene
en  las notas a pie de página,
no requiere de soledades de pared
y no se oculta en la penúltima vagina.

El verso amanece
en la frente del espejo
y muere casi siempre en el papel,
anochece solo en compañía de la duda.

En cada línea pregunta
por la sonrisa deicida en el espejo
y canta solo si es de día.

En cada rima angustia
la línea desnuda de la noche
y anochece casi siempre luego.




jueves, 26 de abril de 2012

Cuántas caricias negó la duda


Para la bella extranjera.

Esta es la escena, un par de nostalgias,
pues no somos la mitad de las palabras,
tierno es el desdén,
una tilde va de costado y llueve, esquiva y sangra,
desde hace poco, imagina cuántas venas tiene todavía.

Tu noche lame mil versos
y olvida decirte buenos días,
dime una vez más, la última,
cuántas caricias negó la duda.

Esta es la escena, un par de nostalgias
oprimen el deseo, las manos sangran
también en primavera,
mientras tanto, el ardor en los espejos
dibuja, cada día, una mitad en celo.

Tu noche escribe mil versos
y olvida decirte buenos días,
dime una vez más, la última
cuántas caricias negó la duda.

Esta es la escena, un par de cuentos,
algunas voces y tu sino en el bolsillo,
tierno es el desdén,
un reloj se niega a usar preservativo,
desde hace tanto, imagina cuántas noches tiene todavía.


Tu noche escribe mil versos
y olvida decirte buenos días,
dime una vez más, la última,
cuántas dudas negó la caricia.


miércoles, 25 de abril de 2012

Cuento sin palabras


Aquí, bebiendo una taza de café sin azúcar y sin moral. Estoy escribiendo con tu voz hasta quedarme ciego y escuchando tu mirada hasta quererte. Al amanecer, nos olvidaremos el uno al otro, y seremos felices otra vez en nuestro cuento sin palabras.

domingo, 22 de abril de 2012

Te secuestran tantas ganas


A veces es también
somos es tal vez
dejando en parte una forma

tú tal vez te hayas ido
te secuestren tantas
firmas y decidas

a veces es tal vez
y mañana vendrá
el otro quizás

dejando en parte una norma
te secuestran tantas
ganas de amar

tú tal vez no lo sepas
a veces nadie lo sabe
incluso te amaré

a veces es también
una forma de dejarte
el otro quizás

a veces y no fiel
vendré a decirte
te amo y será

también a veces.



miércoles, 18 de abril de 2012

But not for me


Para la bella extranjera.

Tal vez queremos con la escritura de otro
y recordamos aquello,
inútil, aunque cueste y demuestre lo contagio
y preguntamos antes de amanecer
cuántas canas de tomar el pelo

le tengo miedo
le tengo miedo al amanecer
le tengo mientras en el bolsillo
y espero devolvérselas nunca
le tengo miedo al amanecer

la tengo al alcance de las manos
al alcance de los versos,
aunque cueste preguntarnos
cuál de todas es ella
la que vendrá y tomará el alcázar

tal vez porque las voces despiertan
desiertos en do menor y agreden
tal vez queremos con la escritura de otro
de alguien menos perverso que mortal
la tengo al alcance de una regresión

detengo miedo
detengo miedo al anochecer
detengo, mientras ella busca mi norma
no existe una distancia para equivocarnos
le tengo miedo al amanecer.



viernes, 13 de abril de 2012

Poema suicida


Al hacerlo,
solo un verso cotidiano,
al escribirte,
un descuido ejecuta
los desiertos,
las ganas de morir son muchas
y no caben en la vida.

Tus dedos,
en la esquina
herida del poema,
señalan
el color ternura
del rencor,
las ganas de morir son muchas
y no caben en la vida.

Al escribirte,
sólo un verso cotidiano,
al olvido
poco le importa
nuestro libre albedrío,
las ganas de escribir son dudas
y no caben en la muerte.

Reflejo

El espejo también duda de nuestro reflejo.

jueves, 12 de abril de 2012

Lo que más me gusta de ti


Lo que más me gusta de ti es la influencia que ejerces sobre los uni-versos y los desastres sublunares.

Nunca

Nunca es un lugar y es una herida, es también una porción insensible de tiempo, un bonito disfraz para negar todo o nada.

Tantas palabras


Tantas palabras que invento y tantos sueños vedados, tangos muertos y desmanes, tantos libros cerrados para decirte que no te amo si te amo.

miércoles, 11 de abril de 2012

En una mirada



Porque inventamos todo,
porque la duda invierte
en nosotros demasiado,
porque los doce muy poco.

Tal vez dejemos el por qué,
un lugar lleno de mientras fugaces,
tal vez condenemos al orgullo,
por ahora, algún  tibio deseo

corrompe en rededor, 
mágica voz en truenos, 
incluye cierto roce tuyo.

Porque inventamos todo, 
tal vez dejemos el por qué
en una mirada te quiero.

domingo, 8 de abril de 2012

No sabemos cuántas palabras tiene una palabra


Nos quejamos de la debilidad de las fuentes de luz,
no sabemos qué decir cuando las voces apagan el fuego,
nos quejamos muy poco de los fuertes, amantes del poder.

No sabemos cuántas letras tiene una nostalgia,
leemos los poemas desde el final,
nos tomamos de la mano para abandonar la procesión.

Nos quejamos de nuestro reflejo,
no sabemos qué sentir cuando las voces allanan,
nos quejamos muy poco de la nada.

No sabemos cuántas palabras tiene una palabra,
leemos nuestra boca en voz baja,
nos quejamos de la luz y de la oscuridad.

No necesita un adjetivo


La quise tantas veces de la misma forma. La amé tanto y también demasiado (esta palabra alguna vez será olvidada). Ejecuté dos piezas de ajedrez en la tercera jugada y aun así nadie pudo nunca encontrar mi cadáver.

sábado, 7 de abril de 2012

Confesión


Acabo de morir,
es verdad y mejor no decirlo.
Acabo de tentar misas
y fuentes infrecuentes.

Al cabo, ya no quiero vivir,
es verdad, amar no cuesta mucho.
Al fin y acabo de morir
y tus piernas siguen abiertas.

Es verdad, te quiero
demasiado como para morirte,
es verdad que no te amo
como para matarme, al menos entero.

Acabo de morir,
en tus venas, en tu frente.
Al fin y al cabo,
te deseo lo suficiente como para matar.

Te amo y prendo un cigarrillo,
no para fumarlo, sino para
que el humo acaricie tu mejilla,
al fin y al cabo se muere dentro.

Acabo de morir, de amor
y de tantas otras costras.
Acabo de tejer una mentira
sin hilos ni remolinos versos.

Al fin y al cabo,
te amo demasiado poco.

jueves, 5 de abril de 2012

Inclusión de látex


Para la hermosa Luna,
aunque le falten vocales primerizas
en la enésima consonante.


Debajo,
entre la muchedumbre,
al costado del tráfico,
casi vencido y cabizbajo,
entre tanto billete ardiente.

El sonido ejecuta un solo
de amar y sale al final
de la oscuridad,
en cierto sentido,
existir es ocultar un mensaje.

Acaricio cada lengua
que describes,
 y antes de tiempo un veneno,
testigo del tierno,
imagina un desdén.

Hacemos del signo
una inclusión de látex,
inventamos fragmentos,
libres de martes
amantes sin relojes.

El eco pequeño y distante,
tu mirada sobre la mía,
y las fragancias,
fieles al pago anticipado,
destituyen adioses de amor.

Cómo cantar un poema
aquí, después del orgasmo.
Cómo no mirar tus ojos,
guardar tu sonrisa
y contar un vuelo aparte.

Adiós es tan solo
algún otro proverbio fácil,
qué códigos nos faltan,
qué ternura despertará,
a medianoche, tu ausencia.


domingo, 1 de abril de 2012

De perfil


Para la bella extranjera.

De perfil,
como al olvido,
te miro y entrego
mis musas
al destierro.


De perfil,
tierno equilibrio
y al romperse,
mis dedos
recogen silencios.


Casi desnuda,
incluyo tu silueta
en la descripción
de versos duetos,
de perfil amarte.


Así y tal vez,
no es amor ni pecado,
no es la vida juntos,
pero quizás,
ternura en la tumba.


De perfil y fuerte,
por ahora, nosotros
es ningún libreto,
apenas un cuento,
que el día hiberna.


De perfil,
no para amarte
mientras el verbo
indigne con adverbios,
de perfil mirarte.

domingo, 25 de marzo de 2012

No me jueves nunca

Al acecho de mis dedos,
en vez de, al revés,
debajo de tu mirada
oriental, duendes jueves
existen y fiel a todo,
palabras terceras,
con las cuales te invento,
malgasto mi genio en dudas.

Te pido, te inscribo
y al final te cuento,
no dejes de existir,
no me nombres si es para siempre,
no me jueves nunca
como cualquier destierro,
como si algún divino dónde
estuviera en mis huellas.

Te llamo,
antes, entrego mis palabras,
envejezco de humedad,
salgo a caminar
y las veredas inician
largas avenidas
para llenarte de partituras
breves y de aquel sonido,
de vez en cuando miento,
felizmente eres verdad.

sábado, 24 de marzo de 2012

Un luego en prosa

Abrir la vida en la página
doscientos treinta,
saltar dos o tres versos
y dejar un luego en prosa.

Asir la vida de costado,
tal como hasta ahora,
y en la emoción tercera,
fumar un vuelo de ave.

Entretener los sueños,
dejar tu adiós en la otra mano,
dejar tus labios amantes.

Abrir la vida y los impares
todos y casi uno,
olvidar dos o más fragmentos.

viernes, 16 de marzo de 2012

Poema verano-invierno

No encuentro las llaves
ni la puesta del sol,
el martillo agrede
y este martirio invade.

No secuestro palabras
y en donde no, tal vez
suceden los días prosas
y dudas endémicas vienen.

No recuerdo mi nombre,
me llama y el fuego
escribe mejor con agua.

No requiero figuras,
me inducen a sentir
días dudas y torturas.

Poema 1981

El vino humedece
la contracción
y el verbo sufre
al caminar erguido

la espera se equivoca
al dejar de pensar

el vino sueña
con una mejor aurora

un dónde es un vaso
y un libro es apenas
la eventual indecisión

abro las páginas y observo
siguen intactas
de tales fragancias
huyen también

el vino espera
el compás y sucede.

martes, 13 de marzo de 2012

Juego insensato

Desnudo tu soledad
y me percato
que es la misma de ayer.

Desnudo tus frases
y me detengo
en la forma y en las tildes.

Uno a uno, desdigo
cada recuerdo del jamás
y no tienen un par de nudos
que desaten alguna tormenta.

Esquivo tus dedos
para tocar tus manos,
y en el reverso,
una caricia amante.

Desnudo tu soledad,
al ritmo de la redención,
el pecado es nuestro,
mañana y ayer también.

Desnudo tu soledad
y me percato
que es la misma de ayer,
tal vez tú no, pero tal vez.

domingo, 11 de marzo de 2012

Como si olvidara algún espejo

Espero, quisiera un nombre para esta espera, un canto y un metal, pero no tengo ni las sílabas ni el ajedrez a medio terminar. Espero que se decida y me calle de una vez, con silencios tan breves como su deseo, que me haga pensar en ella, aunque no sepa cómo habrá de terminar. Sigo aquí, en el mismo y solitario versículo, cualquiera que no sea yo aprenderá alguna indiferencia del texto bíblico y podrá discernir entre las ramas occidentales de aquella escritura infinita y el sesgo indumentario.

Espero, ella lo sabe, ella no sabe quién es, es y no lo sé, no me conoce, nunca habló conmigo, acaso olvidó mi nombre en una espina, ni siquiera intercambiamos un par de miradas en ninguna parte, pero conoce muy bien la rutina del desconsuelo y, creo, me habla como si olvidara algún espejo.

Espero y no sé por cuánto tiempo.

sábado, 10 de marzo de 2012

Te dejo


Te dejo algunos poemas,
te dejo algunos,
te dejo,
es lo que cuento,
es el grito del cuándo.

Te dejo
y no por nada,
te dejo algunos
y vayamos a estirar las palabras
hacer un verdadero luego.

Te dejo hoy,
aquí, allá tan bien como siendo,
siente la escritura
siendo apenas pequeña,
te dejo algunos
y tal vez te deje.

Espera que anochezca,
espera el último rinonceronte,
y vete,
te dejo, tal vez,
tantas palabras
y cualquiera que no sea.

jueves, 8 de marzo de 2012

Cuando el adiós no huye

Cuando el adiós no huye
y se deja amar,
cuando las paredes han roto
el espacio y el tiempo
se queda en el quizás.

Cuando he partido
y no es el lugar
ni la forma de decirlo,
cuando tenga una respuesta
y sepa cómo utilizarla.

Cuando el adiós no dice mucho,
cuando las palabras van
y los dominios vienes,
no es la ruta ni aquella ese
la que niega el adverbio implícito.

Cuando el adiós no huye
y se deja amar,
cuando tenga una respuesta
y sepa a quién preguntar,
cuando sea uno menos.

miércoles, 7 de marzo de 2012

Esperando

No puedo dormir,
las lunas no me dejan soñar
y los sueños no me dejan dormir,
tus ojos iluminan por igual.

No puedo contigo
ni al costado ni en la fuente,
y los dedos desdibujan
algunas uñas en tu nido.

No puedo dormir,
las dudas no me enseñan
y los fieles dudan muy poco.

No puedo contigo
las lunas escriben por tu risa
y las venas no sangran hoy.

sábado, 3 de marzo de 2012

Desde diciembre

Desde diciembre,
desde el lado insano del poema,
a veces intento
y dejo el sabor a metal
entre tus labios,
alguna cucharada de sigilo,
algún otro que te cuente.

Desde hace poco,
a finos trazos y recorres,
como antes, la misma escritura,
con sílabas distintas,
con salivas de rencores,
el sueño despertar
en algún otro suelo.

Desde hace tanto,
que dejó de ser tiempo,
dejó en la esquina un bardo
y una herida,
dejó un dedo
señalando un orgasmo
de material deicida.

domingo, 26 de febrero de 2012

Sírvase ejecutar

Inventemos un espejo
que refleje la felicidad aunque no sea nuestra,
una sonrisa de papel de arqueos y sensaciones libres,
inventemos un espejo que refleje
nuestros ecos en voz baja.

Inventemos alguna otra esquina
donde pernoctar no sea puente y bondad,
así mismo, ludo y fallida esquela,
aquella huella dibuja un duro consentido.

Todo es par te dejo y nada un cero a la derecha,
quizás me llamen del sur y terrible huida,
dictando bases y ácidos digamos mentiras,
partidos y cabestros llevados por aquél señor.

Inventemos un hogar
con vista ala callejera, con terraza caliza,
vino para irse y jodido empleado le habrá buscado,
inventando nuestros nombres,
algún ritmo que desierte en las mañanas,
cuando el sírvase ejecutar suene a plegaria.

Así

Así fino y fuego,
así converso estimo
el pecado en la piel
y el lunar en la mirada,
anochecer cuesta casi,
dónde es cuánto y debajo miel.

Así escribo,
entre luces y proverbios,
así desestimo
 la cruel y solitaria,
cuerda abajo: gestión,
cuánta espera libre,
querer y vano adverbio.

Así no te quiero
y sigo siento el mismo,
sin fino recordatorio,
a veces prófugo verano,
tan mártir del placer,
cada billete es falso.

Todavía

Todavía es tarde y despide
aromas al llegar,
cambia su regla de oro
por cualquier otro metal.

Es roce sectario y conoce
aquellos bordes y duele enero,
en tantas horas de escozor,
sus deseos visten ecos.

Todavía no aparenta caricias,
llegará algún día y jamás
preguntaremos por su esencia.

Es un secreto a veces,
mas por siempre mal escrito,
todavía no ha llegado hoy.

sábado, 11 de febrero de 2012

Me inventas

Me inventas a mirarte,
como si nunca antes el espejo
hubiera descrito, en un silencio, tu silueta.

Me inventas a pensar en tu reflejo mañana,
como si el ayer fuera un día menos,
navegando en tu frente.

Me inventas a dormir,
como si nunca antes el adverbio
hubiera escrito sobre el tierno destino,

me inventas mañana cuando
cada quien sirve de pretexto para olvidar.

domingo, 29 de enero de 2012

Respuesta sin pregunta

Ella es aquella línea del poema
jamás escrito.


Cuando sonríe, cuándo sonríe,
donde los gusanos lleven
la posta y envenenen cada arista,
cuando partimos sin alas
y navegamos en la luz,
sólo para naufragar aquí y ahora.

Cuánto y dónde, aunque te haya
versado en mejores tiernos,
en asmáticos poemas de lluvia,
en algún sonido metálico,
cuando hayas vuelto nunca.

Cuándo eres tú y cualquiera
que se acueste después de dormir
y piense en las vocales y en las tildes,
pero no en el párrafo perverso,
pienso en el siento por ciento.

Por qué es la causa invernal
de mis palabras,
cómo es un algoritmo blando,
cuánto es el mismo tango siendo
tuyo y de nadie,
cuándo eres tú, casi nunca.