miércoles, 28 de noviembre de 2012

Te invierno

Te invierno tanto, demasiado debajo de la tierra, el color de las ganas de morir ha perdido el brillo, pero tu voz tiene una lejana forma de mirar el reloj. Te invierno para que sepas qué otoño te amé.

Acerca de tus lágrimas

No ocultes tus lágrimas en el mar, algún día no podrás reír y será tarde para ir a buscarlas.

Seremos tarde

¿Qué hacer si mañana a esta hora seremos tarde? La tumba no alcanza y no creo que haya sido diseñada para comprenderlo, la luz no se filtrará y será muy tarde, al menor susurro un quejido despertará las otras voces, el grito desde el cielo, el sueño olvidado y la canción de cuna. Será tarde para contarte la historia de tu vida o escribir dos poemas en tus brazos, dos y ninguna fiebre. ¿Qué hacer si mañana a esta hora seremos tarde? 

martes, 27 de noviembre de 2012

Acerca del miedo

No creo que sea pasajero, no creo que suba al tren y olvide los lentes en la repisa, junto al velador, no creo que tenga hermosas manos y fabrique con la mirada una lágrima, no creo que se esconda debajo de la cama para dormir tranquilo, no creo que venga de voz en cuánto, grite demasiado, no creo que algún dios triste y enano le haya llevado en brazos, no creo que desnuda tu mirada con una sonrisa incierta. Es un solitario esquivo, pero jamás camina solo.

Luego


Luego, donde rescoldos y arena, 
luego en gato voz, función monótona, 
un acertijo vacío, no compacto,
la risa de la fiebre perdura
el libre albedrío y un libro abierto, 
luego, esconde sus páginas.

jueves, 22 de noviembre de 2012

Sed tu nombre

Lo siento, tampoco sed tu nombre.

Prescindir de tu voz


Para la bella extranjera:
Puedo prescindir de tu voz, de las palabras, del eco deseo en mitad de la noche, de las ganas de besarte, de la noche desnuda, puedo prescindir de tu voz, de las vocales inciertas, del teorema del punto fijo, de todas las caricias que inventas, del día y de la noche, puedo prescindir de tu voz, de tu aliento, de los miles de bichos de matas con tu mano, de las cosas que uno olvida, puedo prescindir de tu voz, en vano libre de remordimientos, puedo prescindir de la mirada que escribes con tus ojos, de no ser el reflejo de la arena ni del viento. En fin, puedo prescindir de tu voz, puedo ...

lunes, 19 de noviembre de 2012

Olvidarse

Olvidarse de todo, pero jamás del poema que llevamos dentro.

Morirán de frío

He desnudado tus palabras, pero sé muy bien que jamás morirán de frío.

No es un poema

No es un poema para ti, no es un poema, simplemente es una dotación de palabras que no me pertenecen. No es un poema para ti, pero si quieres puedes leerlo en voz alta.

Frío

Es lo único que hielo ser en la muerte, nada es muy diverso, nadie es muy pronto, es lo único que hielo ser en la muerte.

Su nombre

Quisiera dejar de saber su nombre.

Demasiado tarde para escribir

Mañana nos quedará un tango o una tragedia, la risa en el desborde de las palabras celestes. Mañana conviene amanecer temprano cuando los recuerdos se olviden entre sí. Quizás sea demasiado tarde para escribir.

domingo, 18 de noviembre de 2012

Un poema para llevar

Un poema para llevar por favor, un poema para llevarte siempre y olvidarte algún día. Un poema para llevar por favor. 

Acerca de los poemas

Dicen que algunos poemas solo se pueden leer a la luz de la luna, otros solo se pueden escribir  con sangre en los dedos, por alguna inconocida razón son precisamente estos poemas los que te hacen feliz.

Cenizas

Escribo un te amo para cualquiera aunque sé muy bien que afuera las cenizas iluminan al mundo.

sábado, 10 de noviembre de 2012

viernes, 9 de noviembre de 2012

El tiempo

Tú, el tiempo y cuánto nos olvidó.

Sonrío a distancia

Alguna niña ha buscado mis dedos en la oscuridad, alguna esquina ocultó mi rostro, apenas si puedo intuir su sonrisa, ella sabe que sonrío a distancia, cuando una consonante lleva tilde es mejor olvidarla.

miércoles, 7 de noviembre de 2012

Mi canto

Aunque mi canto suene a gemido, tu llanto no rima libre ni dibuja fantasmas azules en tus labios, no creo amarte para siempre, aunque mi canto sueñe gemidos de tus labios azules.

La luna sonríe casi siempre




La luna no dibuja tu sonrisa,
el verso ha perdido la fuerza 
y el resto de las canciones no sirven de mucho
el llanto no es una lluvia personal. 
 
En el cuarto piso de mi inconsciencia yacen algunos borradores,
busca por entre misas en latín y las ganas de quedarse dormido sobre el vino
busca por entre las cosas que desvirgan la razón,
el cielo es el infierno juntos, teme estar sola.
 
La luna no dibuja tu sonrisa
el verso se ha perdido en un instante de no siempre, 
 tu vagina contiene otros falos indecisos
tantos falos como cicatrices tiene una caricia.
 
La luna ha escogido el nombre que le dimos al semen para su cuarto (hijo) menguante
ella esconde tu sonrisa, no sabemos quiénes somos, 
busquemos un poco más, el mar parece haberse equivocado, 
la luna sonríe casi siempre, hoy día parece más hermosa.

Abriremos el libro

Abriremos el libro y cualquier hoja nos dirá de qué color es la sangre del enemigo, cuántas palabras de odio son necesarias para ser feliz, abriremos el libro y algunas de las respuestas ya se habrán ido.

domingo, 4 de noviembre de 2012